¿Cómo curar una herida?

 

“Agua oxigenada o alcohol, es lo que se ha hecho toda la vida”, “el jabón de lagarto es lo mejor para las heridas”, “en mi casa siempre se ha usado el algodón”

Seguro que más de una vez hemos oído o recibido alguna de estas recomendaciones a la hora de curar una herida. Y también es probable que no sepamos qué tienen de cierto y de mito estas afirmaciones. En este post vamos a aclarar algunos conceptos sobre qué productos utilizar (y cuáles no) a la hora de curar una herida, si queremos que cicatrice lo antes y lo mejor posible. Seguro que razonando las respuestas no se nos olvidará.

En primer lugar, a la hora de realizar cualquier cura debemos diferenciar dos fases: limpieza y antisepsia.

  1. Limpieza de la herida: es fundamental, ya que nos permite eliminar microorganismos y todo tipo de elementos que puedan dificultar su cicatrización (arena, barro, polvo, sudor, restos de piel…). Lo ideal es utilizar suero salino fisiológico a temperatura ambiente, pues el frío enlentece el proceso de cicatrización de las heridas. Lo aplicaremos sobre una gasa estéril, con pequeños toques y siempre en dirección de dentro afuera de la herida; para evitar contaminarla.  Nunca lo aplicaremos “a chorro”, pues provocaría más daños en la piel.
  2. Antisepsia: antisepsia no es sinónimo de desinfección. La desinfección es la destrucción de microorganismos patógenos en superficies inanimadas o inertes (objetos o superficies), mientras que la antisepsia se produce en tejidos vivos. De esta forma, nuestro objetivo a la hora de curar una herida va a ser la antisepsia, y para ello vamos  a usar antisépticos.

Antisépticos ¿Por qué es mejor no utilizar…?

  • Agua oxigenada: Actualmente, es un producto en desuso a la hora de curar heridas. Existen pocas evidencias científicas que lo respalden, y algunas son contradictorias. Su uso está extendido por su efecto efervescente, pues lo relacionamos con una posible efectividad. Además, es irritante en las mucosas.
  • Alcohol (70%): Además del dolor local que provoca, no debe utilizarse en las heridas por su efecto irritante y porque puede formar un coágulo que protege las bacterias supervivientes. ¡Porque duela no quiere decir que sea más efectivo!
  • Povidona Yodada (comúnmente Betadine®): Aunque probablemente sea el que tengamos en casa, no es el más indicado. Se inactiva cuando entra en contacto con materia orgánica como sangre, pus o restos de piel. Es citotóxico, es decir; tiene un efecto tóxico sobre algunas células. Además, al contener yodo; no se puede utilizar en personas alérgicas a este componente. Tampoco se recomienda por la tinción que produce en la herida, ya que puede enmascarar la herida y dificulta observar su evolución.
  • Mercurocromo o productos mercuriales (Comúnmente Mercromina®): Aunque durante mucho tiempo su uso fue muy popular, actualmente está contraindicado por su contenido en mercurio. Además, su potencia de acción es baja y también se inactivan ante materia orgánica.

Entonces… ¿Qué producto puedo utilizar?

Actualmente, el antiséptico más recomendado es la Clorhexidina, (comunmente Cristalmina)  pues es eficaz frente a multitud de microorganismos, no es irritante y no se altera ante la presencia de materia orgánica. Además es incoloro y se puede utilizar en neonatos, lactantes y embarazadas.

De esta forma, los pasos a seguir en una cura serían:

  1. Lavado y secado de manos eficaz (¡No nos olvidemos de las uñas!).
  2. Uso de guantes: de esta forma nos aseguramos una protección en ambos sentidos, tanto para el que cura, como para el que es curado.
  3. Cogemos una gasa estéril por las esquinas, y empapamos el centro de la gasa (sin tocarlo, para mantener la esterilidad lo máximo posible) con suero salino fisiólogico.
  4. Lo aplicamos a toques en la herida, y siempre en sentido de dentro hacia fuera.
  5. Secamos la herida toques con otra gasa distinta. NO arrastramos.
  6. Aplicamos la clorhexidina directamente sobre la herida. Dejamos secar al aire.
  7. Si fuera necesario, colocamos un apósito.

Una vez que hagamos el proceso varias veces,  terminaremos haciéndolo de forma automática. Es muy sencillo evitar infecciones o complicaciones en las heridas.

María Jaraíz

Enfermera Pediátrica

2 comentarios

  1. mari cruz dice: Responder

    Muy útil, porque a veces hay que enterrar lo de toda la vida,que porque se haya hecho siempre o en nuestra casa puede ser una auténtica barbaridad .Hoy hay soluciones mucho mejores, la ciencia avanza y nosotros también debemos actualizarnos.

    1. Diario de una madre maestra dice: Responder

      Muchas gracias Mari Cruz por tu comentario. ¡Toda la razón! Tenemos que estar en permanente aprendizaje y optimizando todos los recursos. Un abrazo, Elena

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR